La úlcera varicosa es una de las consecuencias más graves que puede padecer una persona diabética o alguien con insuficiencia venosa si no se cuidan, por lo que los médicos recomiendan, además de llevar una dieta balanceada y sana, una vida con actividad física. Sin embargo, estas personas no pueden realizar cualquier deporte, pues mientras algunos los ayudan con su circulación, otros podrían afectarlos y aumentar el riesgo de una lesión. Por eso aquí te voy a compartir algunas opciones que pueden y no practicar.

Comencemos con lo que SÍ pueden hacer. Lo primero que deben saber es que los deportes que aquí mencionaré son muy útiles para aliviar los síntomas que acarrea la insuficiencia varicosa y que puede soportar cualquier persona con este padecimiento.

El primero es la natación en agua fría, ya que beneficia la circulación  y moviliza la sangre acumulada gracias a las contracciones que sufre la pantorrilla. Sin embargo, las personas que tienen una úlcera no pueden practicarlo hasta que cierre por completo, pues podría infectarse. La siguiente actividad es andar es bicicleta. Este es un ejercicio fantástico ya que estimula la circulación en toda la pierna y en los pies, pero debe ser en terreno plano, para evitar los movimientos bruscos. Otra opción son las bicicletas estáticas, incluso hay algunas fabricadas especialmente para gente con várices. Los siguientes deportes también son muy útiles apra mejorar la circulación, y son la caminata (al igual que la bicicleta debe ser preferentemente en terreno plano y blando) y el yoga, éste último también te servirá como relajante para sobrellevar los malestares.

Existen muchos deportes que una persona con insuficiencia varicosa no puede realizar, ya que conllevan demasiado esfuerzo o mucho contacto y podrían lastimarse. Comencemos con los que ponen en peligro su integridad física, debido a los constantes roces y golpes que existen en actividades como el futbol americano y soccer, el rugby, las artes marciales y el hockey. Imagina una patada en la espinilla y que te provoque una herida, la cual podría convertirse en una úlcera y es lo que queremos evitar. Tampoco se recomienda practicar deportes donde haya movimientos repentinos y explosivos, como el tenis, el motociclismo, la equitación, el basquetbol. Estos también están prohibidos debido a que contraen en demasía la pantorrilla, evitando la buena circulación de la sangre. Por último, muchos médicos no recomiendan ejercicios donde se está mucho tiempo inmóvil y realizando esfuerzos sobrehumanos, como la halterofilia o levantamiento de pesas.

Recuerda que tu salud es primero, por lo que antes de practicar alguna actividad física deberías consultar a tu médico para que analice la situación de tus piernas y te pueda explicar con mayor claridad si lo que tienes pensado practicar te ayudará a mejorar tu salud o será todo lo contrario y podría afectarte más de la cuenta. Sin embargo, no dejes que estos problemas fomenten en ti el sedentarismo, algo que sería muchísimo más grave en un futuro, con consecuencias dolorosas como las úlceras que podrían tardar meses o años en cerrar, según el funcionamiento de tu cuerpo y los tratamientos que recibas.