Los beneficios de los asientos flexibles en la educación no es una exageración. Un aula con asientos flexibles cultiva un ambiente para una mejor salud y una mejor educación.

Para contar con un aula bajo estas condiciones habrá que planearlo y todo comienza con hacer el cambio mental.

La introducción de un arreglo de asientos flexibles primero requiere un cambio mental para los maestros, los administradores, los directivos y los padres.

La medida se estaría correlacionando con la cantidad y el tipo de asiento flexible que se colocarían en cada aula. A menudo, el cambio es más difícil para los maestros que para los mismos estudiantes.

Para los profesores, lo primero que hay que hacer es el visualizar el objetivo final del arreglo del salón y luego aceptar los pequeños cambios a lo largo del camino.

Lo importante aquí es el que los maestros se sientan cómodos al ceder algo de control a los estudiantes.

Tener un aula centrada en el estudiante significa que este espacio se asemejará a cómo se sienten más cómodos los niños para trabajar.

En un espacio así el profesor se convierte en facilitador para dar seguimiento al trabajo de sus estudiantes. Hacer esto puede ser complicado, pero los docentes lo harán en beneficio de los estudiantes para su crecimiento mental, emocional, física y, lo que es más importante, académicamente.

La idea de llevar a cabo aulas flexibles debe ser una tarea coordinada con la administración y directivos y de ahí se pasaría a informar a los padres.

Es posible que algunas escuelas ya tengan algunas aulas flexibles, de modo que los padres estarán familiarizados con el concepto.

Para otras escuelas, puede ser un concepto completamente nuevo, por lo que se requerirá más información y educación dirigida a los padres.

Obviamente los padres tendrán varias preguntas cuando un plan nuevo llega a implementarse en la escuela de sus hijos por lo que es importante estar al pendiente con preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuáles son los beneficios de los asientos flexibles?
  • ¿Cómo se seleccionan los tipos de asientos y el arreglo general?
  • ¿Cómo pueden los niños decidir su lugar?
  • ¿Con qué frecuencia rotarán entre las lecciones?
  • ¿Cómo se mantienen enfocados a los niños si no están sentados uniformemente?
  • ¿Cómo funcionará este acuerdo con las sesiones?
  • ¿Se usarán los escritorios y pupitres tradicionales?
  • ¿Qué sucede si mi hijo no puede manejar la configuración no tradicional?

Ahora viene el punto crucial ¿cómo introducir los asientos flexibles a los estudiantes?

Esta transición se sugiere que sea gradual y solo después de que los estudiantes siguieran los procedimientos básicos del salón de clase.

El usar un enfoque centrado en el estudiante para este paso es esencial.

Para ello es posible presentar una especie de introducción del uso de los asientos flexibles para ver de qué trata esta nueva opción.

Otro punto importante son la introducción de las reglas y seguridad.

La mayoría de las reglas son bastante básicas tales como “… te sientas bien o no usas los cómodos asientos”. Al ver que pueden ser privados de ese privilegio, definitivamente tenderán a seguir las reglas.

La idea es ir poco a poco introduciendo este nuevo concepto si es que deseamos llevar las nuevas tendencias de enseñanza a nuestros alumnos del Siglo XXI.